Diferencias entre motivar y animar

Motivar es diferente de animar. ¿Te lo habías planteado?

Animar viene del verbo latín Animare, significa dar o insuflar ánimo, valor o confianza.

Motivar deriva del latín Motivus o Motus, que significa ‘causa del movimiento’.

El ánimo cambia las emociones,mientras que la motivación cambia el comportamiento y la acción.

Por tanto, animar podría ser el primer paso al que se podría encadenar la motivación. Motivar estaría relacionado con ‘tener motivos’ para la acción, de manera que es más profundo que animar. El tema de la motivación influye en el inicio de la acción y más allá, es decir, es básica para el mantenimiento de la acción o conducta iniciada.

Es por este motivo que esto llamado “frases motivacionales” quizá no lo sean. Quizá sería interesante hacer un ejercicio de sinceridad y cambiarles el nombre a “frases animadoras” que, en determinados casos o situaciones, pueden servir para animar a dar primeros pasos como mucho. Ya que en otras ocasiones quizá generen una reacción más negativa que positiva. En el caso que este “ánimo”, venga de una frase o de un libro, no se acompañe de motivos auténticos, quizá no sirva para nada.

Motivar y animar son conceptos a la vez diferentes y similares, en relación a los problemas que pueden surgir en su interacción. Veamos:

Alguien puede animarse a hacer algo sin sentir motivación para hacerlo.

En este caso existe el peligro que la motivación nunca aparezca. La persona se desanima progresivamente. Cada vez cuesta más emprender la acción. En este punto la persona tendrá que decidir: cambiar la acción realizada o dejar de hacer la acción. En el peor de los casos, la situación puede llevar a cronificar las emociones negativas hasta llegar al punto de promover el desarrollo de depresión o ansiedad.

Alguien puede sentir motivación hacia algo pero no tener ánimo para hacerlo.

En este caso existe el riesgo que el ánimo no aparezca. La persona se desmotiva progresivamente. Las emociones negativas (tristeza, apatía…) llevan a la persona a decidir: cambiar la acción realizada, dejar de hacer la acción. En el peor de los casos, la situación puede llevar a cronificar las emociones negativas hasta llegar al punto de promover el desarrollo de depresión o ansiedad.

Las dos posibilidades implican un riesgo común: que las emociones negativas de la persona lleguen a desarrollar sintomatología más o menos grave. Es por este motivo que merece la pena atender los primeros signos de desánimo, desmotivación y la relación entre los dos.

¿Has sentido esto algo parecido en alguna situación?

Actualmente, qué sientes? ¿ánimo o desánimo? ¿motivación o desmotivación?

¿Quieres saber más sobre este o otros temas relacionados?

¿Quizá necesitas ayuda para mejorar un poco en todo? Escríbeme y lo enfocamos!

Motivación. Wikipedia, La enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Motivaci%C3%B3n&oldid=112110058.

Animar. Wikcionario, El diccionario libre. https://es.wiktionary.org/w/index.php?title=animar&oldid=4290498.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.