La sobresaturación sensorial

En esta ocasión, exploro el tema de la sobresaturación sensorial, malestar que experimentan muchas personas en la actualidad. A menudo las Personas Altamente Sensibles lo sufren. Tiene que ver con la manera de procesar la información que llega a través de los sistemas sensoriales, popularmente conocidos como ‘sentidos’.

La Alta Sensibilidad es un rasgo característico que se da en un 15-20% en diferentes especies de animales. En cuanto al rasgo en humanas, en la artículo anterior puedes leer una aproximación a las principales características de las personas altamente sensibles (PAS).

¿Cuántos sentidos se supone que tenemos?

Robert Fludd – Utriusque cosmi maioris scilicet et minoris historia, tomus II (1619)

Si vamos a la definición , los sentidos son las funciones fisiológicas por las que los seres vivos perciben el estado de su propio cuerpo, de su entorno y sus características

La corriente de información procedente de los sentidos llega al sistema nervioso central, donde se procesa y combina. Como resultado, tenemos nuestros ‘productos mentales’ como emociones, creencias, decisiones y su interacción.

Algunos de los sentidos han sido relacionados con lo extransensorial. Todo el tema del ‘sexto sentido’, a menudo está relacionado con temas esotéricos. Sobre este sexto sentido, tal vez comparable a la intuición , hay filósofos que hace siglos ya lo investigaban.

Por citar algunos, Aristóteles por ejemplo, a quién se le atribuye la primera clasificación de los 5 sentidos, le decía ‘sentido común’, y lo describía como la capacidad humana para procesar las percepciones, los recuerdos y la imaginación.

Ramon Llull también hablaba de un sexto sentido, que le decía ‘afat’:

El afat es un sentido, pero contrariamente a los otros sentidos, sólo tiene el carácter activo, es decir, no depende necesariamente de ningún estímulo físico para entrar en acción. Se trata de un sentido que no tiene “línea sensada” que transforme un estímulo exterior en sensación, un sentido que no debe permanecer pasivo a la espera de los estímulos.

Ilustración i definición de la Wiquipedia

Des del segle XX parece que la psicología tiene el monopolio del estudio sensorial. A pesar de todo, avanza también la reflexión sobre los sentidos corporales com a problema social y histórico.

La sociología de los sentidos entraría dentro de esta apertura hacia el estudio social del ámbito sensorial del cuerpo.

Algunos postulados son interesantes ya que tratan de disolver la dualidad percepción / sensación (que se considera heredada de la dualidad mente / cuerpo).

Esta perspectiva plantea la premisa de que los seres humanos sienten y asignan sentido a lo que sienten, por lo que la percepción no es sólo cognición ni sólo sensación. (Si te interesa este tema, tiene más información al final de este artículo)

La visión, el oído, el gusto, el olfato, el tacto son los sentidos que, con un órgano asociado y visible, han tenido más atención. Con el tiempo, investigadoras de diferentes ámbitos (antropología, historia, sociología) han abierto el campo de los estudios sensoriales.

El debate empiexa en el momento en que se intentan cuantificar los sentidos. Donde sí hay acuerdo es en que no hay sólo cinco sentidos, pero tampoco hay cifra exacta. Algunos dicen que hay 8, 13 e incluso 33.

Una de las maneras de clasificar los sentidos es según los que captan lo exterior (serían los famosos cinco) y otros que captan ‘lo interior ‘.

Estos últimos no tienen una clasificación exacta. Algunos actúan de manera coordinada con otros, lo que hace que sea complejo ‘delimitar’ sus funciones. Una pincelada breve para cada uno:

La propiocepción , sería la percepción total que tenemos de nuestro cuerpo en reposo, posible gracias a los receptores localizados en la piel, cápsulas articulares, músculos y tendones y sistema vestibular.

Sentido del equilibrio , gracias al sistema vestibular , nos permite caminar sin caer. Además, influencia en los estados de alerta y activación necesarios para prestar atención y mantener la concentración.

La interocepción o función interoceptiva, es el sentido del estado interno del cuerpo, que puede producirse tanto de manera conscient como inconscient.

También és la que genera respuestas viscerales a diferentes emociones, como por ejemplo la alegria o el miedo.

Algunos consideran que hay otros sentidos relacionadosque tendrían que considerarse de manera diferenciada.

Estos serían:

Nocicepción: Percepción de señales dolorosas y lesivas.

Termocepción: Nos permite ser conscientes de la temperatura.

Cinestesia: seria la sensibilidad que se origina en músculos, articulaciones o tendones. Puede ser extereoceptiva o superficial (recoge las sensaciones externas), interoceptiva (recoge las sensaciones de los órganos internos) o bien propioceptiva (informa sobre los miembros, actitudes y movimientos corporales).

¿Cómo se regulan los sentidos?

Todos estos sentidos hacen múltiples y magníficos procesos. Entre todos los procesos neurofisiológicos relacionados con los sentidos, hay uno que me parece especialmente interesante y que tiene que ver con la regulación de los sentidos: la adaptación sensorial.

Consiste en un ajuste ‘automático’ para favorecer la percepción de estímulos nuevos. Ante un estímulo prolongado, disminuyen la respuesta, se adaptan y evitan sobresaturarse

¿Qué pasa si alguno, o varios sistemas sensoriales llegan a sobresaturarse?

La sobresaturación sensorial es un problema que sienten muchas personas en la actualidad.

Podríamos pensar que en el actual momento histórico la saturación forma parte de muchos paisajes sociales.

Parece que se haya normalizado unos niveles de activación (elevados y sostenidos en el tiempo) que pueden llegar a ser muy perjudiciales para la salud tanto de las personas como para a otros seres vivos.

Algunas personas viven la sobresaturación sensorial de una manera frecuente , como si el umbral de activación se sobrepasara antes.

Las personas que tienen el rasgo de Sensibilidad de Procesamiento Sensorial en niveles elevados, pueden vivir la sobresaturación de manera muy frecuente, con todo el malestar que ello conlleva.

En relación a los sistemas sensoriales, se habla de que las personas que tienen este rasgo, tienen facilidad para la sobreactivación , ya que tienden a reaccionar de manera intensa los ‘inputs’ sensoriales.

Así, la percepción y procesamiento de lo que se capta, puede generar una vivencia incómoda. Por ejemplo una persona PAS puede reaccionar de manera intensa y saturarse ante dependiendo de según que luces, sonidos, olores, sabores, texturas…

Por lo tanto, se podría decir que una PAS también puede sentirse especialmente incómoda y llegar a sentirse muy mal si capta estímulos desagradables tanto del exterior como del interior. Especialmente, si tiene hambre, sueño o si siente dolor.

Hay que destacar que el umbral de dolor muy bajo es frecuente en las PAS.

¿Qué comporta la tendencia a la saturación?

Hay cosas que a mucha gente le parecen normales o incluso agradables y que para una PAS pueden resultar desagradables o incluso, estremecedoras.

Un centro comercial o una calle con sonidos y luces estridentes, un evento con público multitudinario, un espacio donde hay gente hablando al mismo tiempo o incluso cosas más sutiles, como el perfume concreto de alguien, un sonido aparentemente imperceptible o una etiqueta de la ropa, pueden generar experiencias muy desagradables a la persona con alta sensibilidad.

No es que la información se capte de manera más aguda ‘sino que se procesa de manera más’ profunda ‘. Es como si los sentidos estuvieran ‘amplificados’. Por tanto, se pueden llegar a sentir con una larga resonancia en el interior.

De este modo, se podría decir que a veces esto puede generar dificultad para integrar las experiencias captadas a través de los sentidos.

En situaciones que se den elevados niveles de excitación, habrá un aumento de la activación del sistema nervioso simpático, lo que generará una respuesta de lucha/huida .

A la vez, esto causará incomodidad y rendimiento deficiente , debido a que la capacidad cognitiva disminuye, generando confusión y/o afectando a la memoria a corto plazo.

Si esto ocurre de manera sostenida, la sobresaturación frecuente puede llegar a desencadenar ansiedad u otros síntomas más o menos graves.

¿Qué se puede hacer para evitar sobresaturarse?

Ante la sobre saturación hay que encontrar el descanso para restablecer el equilibrio del organismo. Sería ideal no llegar a saturarse y por tanto, actuar de manera preventiva.

El auto conocimiento es clave en este sentido, tanto para conocer el nivel óptimo de activación como para saber la manera óptima de descansar y autorregularse.

Cada persona, sea PAS o no, tiene su umbral de sensibilidad y también su margen de adaptación. A veces se puede ampliar este margen de manera voluntaria . A pesar de esto, no tener en cuenta el margen de activación óptimo o llegar incluso a forzar la propia sensibilidad, puede generar cansancio y graves interferencias en la salud.

En este sentido, hay estudios que confirman una correlación positiva entre elevada sensibilidad de procesamiento sensorial que tienen las PAS y síntomas que claramente deterioran la salud integral del organismo.

Se tendría que informar de una manera más exhaustiva sobre la existencia de la Alta Sensibilidad y la tendencia a la sobre estimulación, tanto a las personas afectadas como la sociedad en general, con el fin de evitar las consecuencias negativas que puede representar.

En un mundo que parece hecho para la saturación, no saturarse es un arte necesario para la salud.


En artículos siguientes enfocaré las diferentes maneras que tenemos a nuestro alcance para asumir la propia regulación.

¿Te interesa?

Más información:

Manual de sistemas sensoriales y motores

Article ‘Cuerpo y sentidos: el análisis sociológico de la percepción

El creciente campo de los Estudios Sensoriales

Procepción i cinestesia

Dolor i nocicepción

Sensibilidad de Procesamiento Sensorial y su relación
con variables de salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.